lunes, 20 de julio de 2015

Excursiones a Muxía y Ávila

A Muxía: con celebración de la Santa Misa en el Santuario de Nª Sª da Barca, ya restaurado, el día 1 de Agosto. Salida: A las 9.30. Precio: 20 euros (Coche y comida).
A Ávila: para ganar el Jubileo Teresiano, los días 10, 11 y 12 del mes de Octubre (Aprovechando el puente del Pilar). Además de otros lugares, visitaremos también y pernoctaremos en Salamanca. De momento no podemos decir el precio exacto. Lo haremos en el próximo número de Pobo de Deus, una vez tengamos los precios exactos. Calculamos que será en torno a 200 euros, incluido todo.

Bautizos

Por el Sacramento del Bautismo nacieron a la Vida Sobrenatural de la gracia, fueron constituidos hijos adoptivos de Dios, entrando así a formar parte de la Iglesia, Benjamín Alexander Boga Sivrikaya (24-5-15), Martín Acosta Diaz (24-5-15), Manuel Carral Balbuena (24-5-15), Lucía Torrado Vilaro (13-6-15) y Hugo Palacio Pernas (28-6-15).
Enhorabuena a los niños y a sus padres.

No solo de pan vive el hombre (Mt. 4,4)

El pan material es importante, pero no es el único importante. Es necesario, pero no es lo único necesario...Importa lo económico, pero no es lo único que importa, como decía un político hace unas semanas durante la campaña electoral, los humanos no somos animales. Además de la dimensión corporal tenemos una dimensión espiritual en la que lo que cuenta sobre todo es lo referente a valores, actitudes y comportamientos éticos: honradez, solidaridad, amor, comprensión, fidelidad a la palabra dada, aspiraciones, fe, perdón, fortaleza ante las dificultades, etc...
Lo que intento decir lo expresaba muy bien Mons. Osoro, Arzobispo de Madrid, en su carta pastoral semanal del 9-7-15. Transcribo un párrafo: "Sería falso decir y menos sostener que para construir el orden económico y social solamente son necesarias cuestiones técnicas objetivas. Como nos recuerda el Señor, el pan es necesario para vivir, pero el ser humano no vive sólo de pan. El hombre es algo más que lo que come, necesita afecto y misericordia. Se lo dan los que conviven con él, pero sobre todo se lo da Dios mismo cuando abre su vida a Él. En muchas ocasiones hemos oído o leído que la crisis que experimenta la humanidad es una crisis antropológica y espiritual. Y esta no se supera solamente preocupándonos por el precio de las cosas y por los resultados económicos. Es fundamental que nos preguntemos por aquello que es más valioso para la persona y la sociedad. ¿A qué situaciones nos puede llevar vivir al margen de quien es la Verdad y el Amor que es Cristo mismo?".